Filosofía

BODEGA DEL JARDIN

FILOSOFÍA

El camino de la calidad: vinos con estilo propio

Estamos orgullosos de lo conseguido hasta la fecha en los últimos veinte años, del nivel de calidad y de la regularidad alcanzada por nuestros vinos tintos, así como de la aceptación de los mismos tanto por la crítica como por los consumidores de los diferentes mercados. La gestión de la calidad en BODEGA del JARDÍN ha necesitado de una filosofía clara, siempre es preciso saber lo que se quiere, y tener en cuenta lo que se puede hacer. Para elaborar el mejor vino posible es imprescindible el tener una definición sobre el modelo ideal de vino que perseguimos y buscamos, ya que no creemos en las casualidades.

Una búsqueda jamás satisfecha, la curiosidad más alta y una preocupación permanente de perfección constituyendo las principales motivaciones de Bodega del Jardín.

La historia de las grandes bodegas es rica en demostrarnos que producen vinos excepcionales gracias a una voluntad de producir lo mejor. Nada se puede entender sin esta noción de voluntad, sin ella no es posible: comprender, guiar, seleccionar e investigar.

Para conseguir un gran vino se requiere la conjunción, de la generosidad de la tierra, de la complicidad del clima y del esfuerzo apasionado de los hombres.

Para el propietario de Le Montrachet, Joseph Henriot: Un gran vino es ante todo una historia de cultura, tanto o más que la música o la pintura.

La noción de un gran vino recubre un contenido intelectual que implica un vínculo esencialmente humano entre la naturaleza y el tiempo.Un gran vino no puede hacerse más que despacio. El vino es fruto de la creación de una tensión entre la plenitud y el dinamismo de sensaciones. Un gran vino debe a la vez satisfacer y estimular.

El Arte de los ensamblajes

Cada uno sabe que los mejores tabacos, tés o cafés y otros muchos productos de la tierra, son conjuntos de diferentes elementos con diversos caracteres, e incluso de orígenes distintos, armoniosamente combinados para mayor satisfacción del hombre.

Pero en realidad ¿no es todo vino un ensamblaje? El productor mezcla la uva, a veces de diferentes variedades. El equilibrio y la complejidad de un gran vino se obtienen con estos ensamblajes.La señal de un ensamblaje logrado es cuando el vino obtenido es mejor que los elementos que lo componen.

En la calidad de un ensamblaje están comprometidos una reputación y un porvenir de la bodega; hay que lograr una CONTINUIDAD y también mantener la posibilidad de REPETICIÓN. A veces uno se asombra de las evoluciones del matrimonio, suele decir el maestro bodeguero.

Apostamos por vinos Vinos de Placer

Perseguimos que nuestros tintos sean equilibrados, sean armónicos, sean elegantes, que sean un  producto de placer, que tengan capacidad de emocionar.

Somos una empresa familiar, cultivamos y conservamos nuestros viñedos para las generaciones venideras. Podemos y debemos aplicar una  Filosofía de Cultivo de respeto a la naturaleza, tanto en lo ecológico como en lo  energético.

Nuestros tintos no son una casualidad, sino el resultado de muchos años de trabajo, gracias a: un viñedo, una tradición, una cultura y una  voluntad de la familia Guelbenzu.

Todo ello hace que los tintos de Bodega del Jardín sean unos vinos que hablan por ellos mismos, propios de nuestra tierra, siendo capaces de aportar presencia, clase, buen gusto y emoción.

Nuestros Pulso wines son el resultado de un viñedo, una tradición, una cultura y un legado de la familia Guelbenzu.