Bodega

LA BODEGA

BODEGA DEL JARDÍN

Bodega del Jardín está construida aprovechando un desmonte. Son tres naves unidas por bóvedas de cañón, donde descansan las barricas, y que sirven de pilares a la casa familiar construida en cima de la bodega de crianza.

Cuenta con ocho depósitos de 20.000 litros para la elaboración, y se aprovechan los viejos depósitos de cemento, incrustados en la roca. En la nave de elaboración, antes estuvo ubicada la vieja almazara o trujal.

La vendimia comienza entre le 15 y el 25 de septiembre. La fermentación alcohólica se controla a una temperatura de 30º C y la maceración con los hollejos es larga, usándose sólo levaduras autóctonas. La fermentación maloláctica es previa al momento decisivo de los ensamblajes. Es difícil el arte de los ensamblajes de lo que será el vino más representativo de la cosecha, del que mejor afirme su personalidad.

 

Los vinos permanecen un año en las barricas de roble hendido de Allier, que en número de 250, renovamos en un cuarto de las mismas cada año.

Es en las barricas donde el vino madura y se clarifica. Tras el llenado en enero los trasiegos se hacen de barrica en barrica de forma meticulosa en marzo, junio y octubre.

Antes del embotellado y para lograr que el vino se armonice, se traslada a los tinos -elaborados en madera de Allier y con capacidad de 20.000 litros cada uno- durante el tiempo que se estime necesario para su armonización y ensamblaje.

De forma ininterrumpida desde hace más de ciento cincuenta y nueve años los Guelbenzu cascantinos han seguido cultivando las viñas y es en la actualidad los ocho hermanos Guelbenzu Morte -médicos y abogados, los que con ilusión renovada han impulsado las actividades vinícolas de Bodega del Jardín.